Todas las entradas de Jhon Caballero

La propiedad intelectual en la industria de la televisión

La protección a los formatos de televisión varia respecto a la legislación interna de cada país, sin embargo, el mecanismo de protección no serán los derechos de autor, ni la propiedad industrial. El artículo desarrolla (I) La televisión y la evolución Digital en Colombia, (II) La industria y su funcionamiento, (III) La propiedad intelectual y otras formas de protección, y (IV) Algunos casos prácticos.

I. La televisión y la evolución digital

La televisión en Colombia llega con el General Gustavo Rojas Pinilla, quien motivado por lo que conoció en Alemania, trajo al país lo que para entonces era el más nuevo e influyente medio de comunicación; implico esfuerzos humanos y técnicos que se gestaron desde 1953, hasta la consolidación del proyecto en 1954.

En principio, los programas fueron educativos y culturales, pero desde 1955 se abren nuevos espacios, las empresas interesadas contrataban espacios en televisión y trasmitían sus programas. En 1985 se abren las licitaciones para ofrecer el servicio de televisión por suscripción, dando entrada a nuevos contenidos en la industria.

Es hasta 1998 cuando se adjudican canales privados de televisión, dando origen a Caracol y RCN, también se presentan propuestas para adjudicar canales privados de orden local. En Bogotá, la Casa Editorial El Tiempo gana la concesión y surge CityTV, caracterizado por adoptar un formato de televisión que resulto novedoso en el país, un formato cuyo origen se remonta a un modelo del grupo televisivo canadiense ChumCity.

El desarrollo de la industria a lo largo del siglo XXI ha sido abismal, se dio la adquisición accionaria de los teleoperadores por multinacionales extranjeras, y los canales privados nacionales se internacionalizaron. En 2011 llegaron los gigantes de la televisión por streaming, servicios como Netflix, Caracol Play, Claro Video, HBO Go, entre otros, llegaron al país.

El reto desde entonces fue el de mejorar la infraestructura terrestre, a fin de alcanzar una mejor calidad de servicio y una mayor cobertura. La Televisión Digital Terrestre llega para mejorar el acceso de los colombianos a la televisión y se encaminan planes de reducción de la brecha digital que han facilitado que cada vez más colombianos tengan acceso a Internet.

La revolución digital ha llevado a que a televisión tal como la conocemos desaparezca, los medios tradicionales están llamados a desaparecer, de manera que surgen nuevos mercados. Por ejemplo, en YouTube Colombia se presenta la mayor cantidad de views por usurario de Latino América[1] y la segunda mayor en el mundo.

De acuerdo con una investigación de IMS MOBILE IN LATAM de septiembre de 2016, sólo el 30% del tiempo en medios se destina a medios offline y solo la mitad de ese tiempo se destina a la televisión en su forma tradicional. Ahora, si comparamos el rating promedio según programa más visto y la tendencia de consumo en Youtube Colombia[2], vemos un aumento y una reducción inversamente proporcional.

Es así como la televisión y sus contenidos, ya no deben ser entendidos en su formato tradicional, sino ser vista desde la perspectiva de un nuevo entorno digital y junto a ello extender la aplicación de los derechos de propiedad intelectual que regulan la materia. No en vano, Francis Gurry mencionaba en la Facultad de Derecho de la University of Technology de Queensland que “en lugar de oponer resistencia, tenemos que aceptar la inevitabilidad del cambio y buscar con inteligencia la forma de abordarlo (…) en todo caso, no tenemos otra opción: o bien el sistema del derecho de autor se adapta a la ventaja natural que se le presenta, o bien desaparece”[3].

II. La industria y su funcionamiento

Para empezar, conviene referirnos a cómo funciona la industria desde el punto de vista audiovisual:

  • Géneros de televisión: “un conjunto de programas que se organizan según un conjunto de criterios de orden temático y expresivo, cultural y comunicacional” (Hernández, 2008, p. 32).
  • Formato de televisión: “el conjunto de los elementos de los que se compone un programa, los elementos que permanecen invariables en cada una de sus emisiones” (Guerrero, 2010, p. 239), ello conforma el modo de “diseñar el producto televisivo, las formas que toma el producir, entretener, empaquetar, programar y mercadear la televisión” (Rincón, 2013, p. 46).
  • El programa de televisión: es “la unidad básica de la parrilla de programación de una cadena de televisión … implica la materialización audiovisual del proyecto” (Guerrero, 2010, p. 239).[4]

El género es una categoría amplia, dentro del cual encontramos el formato y dentro del formato el programa de televisión. Los formatos comprenden la información necesaria para materializar un programa, es decir, volverlos a elaborar en cualquier contexto internacional, sin embargo, el contenido es adaptado a las particulares del mercado local.

Hay que distinguir entre el que crea formatos originales y el que explora formatos:

  • El que crea y desarrolla un formato original, requerirá abordar un costo de investigación, unas necesidades de los televidentes y atender las tendencias de contenido. Lo que implica la creación de libretos, la configuración de unos parámetros, el registro de signos distintivos, el acompañamiento de obras musicales y artísticas, y un estudio de mercado que garantice el éxito del programa.
  • El que explora y compra formatos, abarata los costos de investigación de mercado, asegura el éxito de un programa, facilita la combinación de géneros y a mezcla de contenidos, pero reducido su margen de creatividad en la producción local, además de perder valor intelectual y comercial.

En todo caso, La televisora tendrá que determinar que tipo de programa necesita, el perfil de su audiencia, la disponibilidad de emisiones en su parrilla de programación y su presupuesto. El formato que tiene éxito es aquel que puede ajustarse al mercado local de cada país. Distraction Formats considera que:

“Un formato de éxito es como una receta de éxito. Si se quiere hacer lo correcto, se deben mezclar todos los ingredientes cuidadosamente y seguir el libro de recetas o el paquete del formato. Si esto se cumple, el éxito está garantizado. Un programa que ha sido ganador en audiencia en un país tiene todas las oportunidades de ser un ganador en audiencias en otros países, sin tener errores costosos y sin incurrir en mayores costes de desarrollo”[5]

Los mercados internacionales son el punto de encuentro de emisores, productores y distribuidores, en ellos se exponen los formatos de televisión para la compra y venta de los mismos, allí se acuerda la celebración de contratos o la conformación de asociaciones con productores y distribuidores. Adicionalmente, permite estar al tanto de las tendencias y los éxitos de la competencia.

Guerrero E. (2010) clasifica el mercando en: (1) Mercados internaciones en cualquier parte del mundo, (2) Mercados locales que ofrecen sus formatos al interés internacional y (3) Mercados dedicados a un género en concreto.

Según el autor, el mercado más importante es el Marché Internationale de Programme Télévisione (MIPTV), el cual organiza eventos donde:

“Los profesionales tratan la financiación, coproducción y compraventa de formatos de entretenimiento para todo tipo de plataformas. Proporciona a los participantes multitud de oportunidades para realizar contactos en el negocio de los contenidos de entretenimiento, más notoriedad y una amplia variedad de plataformas de distribución”[6].

Los elementos de peso para determinar la compra de un programa están en su variedad lingüística, el presupuesto, la influencia política que pueda tener incidencia sobre el formato, la novedad, la adaptabilidad, el éxito que haya tenido en otros países y la cercanía cultural.

III. La propiedad intelectual y otras formas de protección

El concepto de formato se basa en ideas, de modo que no son susceptibles de protegerse como un derecho exclusivo, en tanto se trata de criterios y lineamientos para crear un programa, pese a ello, el formato compone algunos elementos susceptibles de ser protegidos por los derechos de autor o por la propiedad industrial. La materialización y posterior comercialización del formato se hace a través de lo que la industria ha denominado el paper format y la biblia de producción.

Los paper formats “son los documentos que aportan contenido al concepto, son el primer paso en el proceso de producción de programas de la mayoría de los géneros televisivos” (Guerrero, E. 2010), es la descripción del programa, su contenido, su diseño y su estilo.

La denominada biblia de producción no es otra cosa que un manual para la producción y adaptación del formato, el cual contiene datos de audiencia, producción, programación, financiación, marketing y distribución. En concordancia con los autores que hemos venido examinando, los elementos que debe comprender son: introducción, descripción del formato, objetivo, duración, número de emisiones, mecánica del programa, protagonistas e instrucciones de casting, necesidades técnicas en estudio, en exteriores, cámaras, maquinaria, sistema informático, escenografía, iluminación, infografía y efectos visuales, música y efectos sonoros, plan de producción, estilo de realización, libro de estilo de los guiones, estándar de producción y presupuesto, viabilidad económica del proyecto, posibilidades interactivas y multimedia, acciones de marketing, recomendaciones y anexos con ejemplos.

Algunos dirán que lo que se comercializa es el know how del programa, pero este es un elemento complementario a la compraventa del formato, el productor del formato original puede ofrecer servicios adicionales de asesoría, a fin de trasmitir la experiencia que tuvo en el desarrollo del programa durante las diferentes fases, pero esta será diferente al formato y podrá pactarse de forma adicional y accesoria.

La realidad es que la mayor parte del formato son ideas y las ideas desde la perspectiva de la propiedad intelectual no son protegibles. Los derechos de autor se refieren a aquellos derechos que se otorgan sobre la forma mediante la cual las ideas del autor son descritas, explicadas, ilustradas o incorporadas a las obras; es la manifestación del espíritu, en donde lo que pesa es el valor artístico. En este caso no es tan clara la materialización artística de los lineamientos que conforman el formato.

Son protegibles algunos de los elementos de la biblia, tales como el guion o libreto, la interpretación de los mismos, la edición y postproducción de contenido, así como la musicalización que le acompaña, refiriéndose entonces a la Ley 23 de 1982 y sus complementarias (la Decisión Andina 351 de 1993, el Tratado de Beijing sobre Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales, el Convenio de Berna para la protección de las Obras Literarias y Artísticas, la Convención de Roma sobre la protección de los artistas intérpretes o ejecutantes, los productores de fonogramas y los organismos de radiodifusión).

Asimismo, el licenciamiento de marcas o signos distintivos es posible protegerlos a través de la propiedad intelectual, es el caso de nombres de personajes emblemáticos, como Mickey Mouse.

Lo que no es protegible por la propiedad intelectual es la integridad del formato y la biblia que lo construye, no obstante, el éxito de este mercado es la posibilidad de comercializar las ideas que compone el formato, se trata entonces de lograr que las ideas tengan un precio, buscando reproducir y copiar exactamente algo que ya fue exitoso, con la posibilidad de adaptarlo a un mercado local.

Entonces ¿Cómo podemos protegerlo? los derechos de autor nacen cuando se materializa la obra, los signos distintivos cuando se otorga el registro, la biblia se encuentra protegida mientras se mantenga en secreto (se protegerá a través del secreto empresarial), por ello la confidencialidad es un elemento fundamental en materia de formatos de televisión. No existe un registro que provea seguridad jurídica sobre la integridad del formato, pero hay libertad de registrarla a través de los derechos de autor.

El secreto es entendido como cualquier información no divulgada que una persona natural o jurídica posee legítimamente y que puede usarse en alguna actividad productiva, industrial o comercial, siendo susceptible de transmitirse a un tercero. Se define como el conocimiento reservado sobre ideas, productos o procedimientos industriales que el empresario por su valor competitivo para la empresa desea mantener oculto[7]. El productor de un formato original acuerda la firma de un contrato de confidencialidad, en donde se indica que el formato no puede ser divulgado.

Al protegerse individualmente cada elemento, susceptible de ser protegido por la intelectual, se hace cada vez más palpable los derechos que se tienen sobre el formato, y así se puede condicionar el licenciamiento del formato a un uso específico y temporal.

La compra de los derechos puede concretarse a través de un contrato en firme o un contrato de opción de compra previa en los mercados internacionales e incluso acordar cláusulas de exclusividad. El contrato de compraventa del formato es un contrato en extremo complejo por la variedad de derechos incluidos en el mismo, debe contener como mínimo: duración de la licencia, derechos cedidos (producir y emitir), territorio, idioma, número de episodios, duración de cada capítulo, cadenas de emisión, franja horaria de programación. Algunos imponen un consultor que se encargue de constatar la calidad del formato cedido.

IV. Casos relevantes

Los productores han buscado mecanismos de protección que vayan más allá de los derechos de autor, a fin de que se tenga la posibilidad de proteger el formato televisivo en si mismo, es decir, sus ideas.

El caso Green V. Broadcasting Corporation of New Zealand (1989), es uno de los primeros casos que incidieron al respecto, el productor del programa ‘Opportunity Knocks’, producido en el Reino Unido, demando los derechos reservados en la estructura general del formato ante el Tribunal de Apelaciones de Nueva Zelanda. Se aludía que una versión similar en Nueva Zelanda se refería a los mismos rasgos característicos del espectáculo que se repetían en cada interpretación, específicamente al título, el uso de varias frases, el uso de un dispositivo llamado “clapómetro” para controlar la reacción de la audiencia y el uso de patrocinadores para introducir a los competidores.

Las pruebas dadas al tribunal fueron difusas y no mostraron suficiente coherencia entre ellas para que existiera una obra dramática bajo la ley de derechos de autor. De manera que, no acogieron las pretensiones de la productora por falta de unidad probatoria en la titularidad de derechos exclusivos sobre el formato.

Un caso similar en Holanda en Castaway V. Endemol, donde Castaway afirmó que el formato ‘Survive’ es una obra protegida por derechos de autor, en virtud de su combinación única de 12 elementos, además de alegar una reclamación de enriquecimiento injusto contra Endemol. Se determino que ‘Big Brother’ no es una copia infractora del formato ‘Survivor’:

“Un formato consiste en una combinación de elementos desprotegidos … Una infracción sólo puede ser involucrada si una selección similar de varios de estos elementos se han copiado de una manera identificable. Si todos los elementos han sido copiados, no hay duda. En ese caso se trata de infracción de derechos de autor. Si sólo se ha copiado un elemento (desprotegido), la situación también es clara: en ese caso, no hay infracción. No se puede dar una respuesta general a la pregunta de cuántos elementos deben haber sido copiados para que se involucre la infracción; Esto depende de las circunstancias del caso.” (Tribunal de Apelación de los Países Bajos)

Luego, Endemol entró en negociaciones con TV SBT en Brasil para la compra del formato de ‘Big Brother’, de modo que proporcionó información extensa sobre el formato a TV SBT, sin embargo, optó por no adquirir los derechos y tiempo después emite ” Casa Dos Artistas”.

Es cuando Endemol y TV Globo (concesionario brasileño para el formato “Big Brother”) demandaron a TV SBT en busca de la reparación de los daños por el uso no autorizado del formato. La demandada alego que la biblia solamente son ideas que no son protegibles por el derecho autor y que en ningún momento se facilitaron guiones durante la negoción. El juez manifestó que “la asombrosa similitud entre ambos programas. No proviene del azar, sino de una mal disfrazada y grosera copia del formato del programa Gran Hermano”. Se condenó a indemnizar a Endemol y sus licenciatarios brasileños.

En conclusión, la protección al formato televisivo varia respecto a la legislación interna de cada país, el mecanismo de protección para la biblia de producción será el secreto, mientras que algunos de los aspectos de sus componentes pueden ser protegidos individualmente por derechos de autor; la composición musical y los derechos de los interpretes se protegen de la misma manera. Mientras, las formas, dibujos, nombres de personajes, y en general cualquier signo distintivo del formato puede protegerse a través de la propiedad industrial.

[1] Comscore Videometrix Sept 2015

[2] Google Colombia Información Interna (Watchtime)

[3] Palabras del Director General de la OMPI, Sr. Francis Gurry, en Ginebra, 25 de febrero de 2011. Disponible en http://www.wipo.int/pressroom/es/articles/2011/article_0005.html

[4] La recopilación original de las citas que hacen referencia a este apartado, se encuentra en Suing, A. Gonzalez, V.  y Aguaded, I. (2015).

[5] Disponible en la página web de Distraction Formats

[6] Sitio web de el Marché Internationale de Programme Télévisione (MIPTV)

[7] Radicación No. 02068227. Superintendencia de Industria y Comercio.

[8] Excepciones y limitaciones tomadas del tenor literal de la Ley 23 de 1982 del artículo 31 al 44.

[9] Articulo 165 al 169 de la Ley 23 de 1982.

[10] Parágrafo 3 del artículo 168 de la Ley 23 de 1982.

Referencias:

Antequera, R. (2002). El derecho de autor en el entorno digital. Revista de Derecho Privado de la Universidad de los Andes, 29, 1-35. Recuperado de https://derechoprivado.uniandes.edu.co/index.php?option=com_content&view=article&id=208%3Ael-derecho-de-autor-en-el-entorno-digital&lang=es

Galindo, L. Martínez, A. Yáñez, R. (2013). Los derechos de autor en el entorno digital y el Internet en Colombia: una mirada al estado del arte actual y sus principales problemas. Revista de Derecho, Comunicaciones y Nuevas Tecnologías. Recuperado de https://derechoytics.uniandes.edu.co/components/com_revista/archivos/derechoytics/ytics144.pdf

Guerrero, E. (2010). El desarrollo de proyectos audiovisuales: adquisición y creación de formatos de entretenimiento. Comunicación y Sociedad. Vol. XXIII. Núm. 1: págs. 237-273. Pamplona: Universidad de Navarra. Recuperado de https://www.unav.es/fcom/communication-society/es/resumen.php?art_id=357

Suing, A. Gonzalez, V.  y Aguaded, I. (2015). Géneros y formatos para la televisión digital. Análisis en los países andinos. Anagramas rumbos sentidos común. Vol.14, n.27, pp.29-47. ISSN 1692-2522.

 

CIDI es reconocido dentro del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación – SNCTeI 2017

El Grupo de Investigación en Derecho Informático y de las Nuevas Tecnologías de la Universidad Externado de Colombia, ha sido seleccionado como un grupo de investigación inscrito y reconocido por el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias).

Continuar leyendo CIDI es reconocido dentro del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación – SNCTeI 2017

Las comunicaciones de los corruptos: indictment del caso Moreno en EE.UU.

Imagen tomada de El País Cali

En medio del escándalo de corrupción que involucra al exdirector anticorrupción de la Fiscalía, exgobernadores, congresistas y magistrados de la Corte Suprema de Justicia, resulta interesante reflexionar sobre el medio de comunicación empleado para consumar los delitos que hoy se encuentran en boca de las autoridades judiciales.

En el indictment (escrito de acusación) del proceso en Estados Unidos contra Moreno Rivera y Pinilla Gómez se dice: “LEONARDO PINILLA GÓMEZ contacto a AL a través de mensajes cifrados vía aplicación de mensajería Telegram, indicando que estaba actuando en nombre de Luis Gustavo Moreno Rivera” (…) “LEONARDO PINILLA GÓMEZ contacto a AL a través de mensajes cifrados vía la aplicación de Telegram”.

Más adelante, el documento señala los artificios mediante los cuales se transmitían las comunicaciones: Un mensaje de audio enviado vía Telegram, cuando Pinilla Gómez llegaba a Miami el 24 de mayo de 2017, y otro, un mensaje vía Whatsapp del 17 de junio de 2017, donde se describen  aspectos relativos al pago hecho por Pinilla Gómez dónde señala

Es importante señalar que si bien los servicios de mensajería como Telegram o Whatsapp se encuentran encriptados a través de códigos de cifrado, los historiales de conversación descifrados se encuentran almacenados en la memoria interna del dispositivo de las sujetos que intervienen en la conversación. Incluso, pueden almacenarse en la nube si el usuario así lo ha autorizado. De manera que, en virtud de una orden judicial se podrá acceder a las comunicaciones y dicha prueba será válidamente admitida en un proceso penal o civil, sin embargo, se tendrá en consideración la proporcionalidad frente al respeto de los derechos fundamentales de quienes intervengan.

En el caso particular nos referimos al indicment del proceso penal que es llevado a cabo en Estados Unidos, pero en el caso colombiano, luego del escándalo de las “chuzadas ilegales” del DAS, el uso de las aplicaciones de mensajería se ha popularizado.

Acontecimientos como estos, pueden reabrir el debate sobre el acceso a la comunicaciones por parte del Estado sin orden judicial o incluso poner en discusión el tema de la encriptación en aplicaciones.

Referencias: 

United States of American V. Luis Eduardo Moreno Rivera and Leonardo Pinilla Gómez. United States District Court Southern District of Florida. Disponible en http://static.iris.net.co/semana/upload/documents/indictment-moreno-pdf.pdf

Redes sociales: carnada y pesca de menores

Las redes sociales se han convertido en un elemento fundamental para nuestras comunicaciones. A través de ellas tenemos la posibilidad de intercambiar mensajes, fotos, videos y documentos desde y hacia cualquier parte del mundo. Sin embargo, si bien sirven para facilitar una interacción social amigable, pueden convertirse en un entorno agresivo para los menores de edad y un medio para la consumación de delitos.

De los 12.988 casos de acoso sexual a menores reportados hasta el 31 de enero de 2015, 46% se relacionó con ciberacoso y contenido pornográfico de niños, niñas y adolescentes[1], de ahí la importancia de propender por la conformación de unidades investigativas especializadas que busquen hacer efectiva la acción penal contra los sujetos activos de los delitos llevados a cabo a través de medios digitales.

Continuar leyendo Redes sociales: carnada y pesca de menores

El rol de Internet en el marco del posconflicto colombiano

Imagen: MinTIC

Colombia es un país suramericano organizado como un Estado Social de Derecho a través de un régimen presidencialista y descentralizado. A lo largo de su historia se ha visto marcado por conflictos sociales y políticos que han sido determinantes en su desarrollo.

En 1946 dos partidos marcan el rumbo político del país, el partido Conservador y el Liberal, se disputan el dominio estatal. En principio los conservadores se hicieron con el liderazgo político y plantean una repartición del mismo para evitar los conflictos, sin embargo, no logran su objetivo y se termina desembocando una masiva revolución de armas, cuya justificación es hacerse del poder.

La revolución conlleva a la conformación de guerrillas liberales y conservadoras que encuentran su fin con el golpe de Estado de Gustavo Rojas Pinilla, constituyéndose una dictadura que otorga amnistía general a las guerrillas. Rojas Pinilla se aparta de los partidos, lo que conllevo al origen de una oposición partidista que finalmente acaba con la dictadura. Continuar leyendo El rol de Internet en el marco del posconflicto colombiano

Algunos casos jurídicamente relevantes en el Internet de las Cosas

 

¿Qué es el Internet de la Cosas?

El termino de ‘Internet de las Cosas (Internet of Things IoT)’ surge para referirse a los objetos conectados a Internet, se utilizó por primera vez en 1999 por Kevin Ashton, quien describió el sistema a partir del cual los objetos del mundo físico podrían conectarse a Internet por medio de sensores.  De acuerdo al informe de Cisco Internet Business Solutions Group (IBSG), el Internet de las cosas aparece a mediados de 2008 “en un momento en que eran más las cosas conectadas a Internet que las personas”. Algunos aluden que el verdadero origen del IoT es histórico, a partir de las nuevas creaciones que desarrollo el científico Nicolas Tesla en 1926, para luego tener cabida el desarrollo de la conmutación de paquetes y de la tecnología TPC/IP, así como el desarrollo posterior que vino con Internet.

Continuar leyendo Algunos casos jurídicamente relevantes en el Internet de las Cosas

Nuevo debate sobre regulación de plataformas tecnológicas en el país

Actualización 20 de junio de 2017:

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca decidió declarar nulo el proceso, en tanto  “actualmente se tramita otro medio de control de protección de derechos e intereses colectivos, el cual fue admitido mediante auto del 4 de noviembre del 2015” ,  refiriéndose a otra demanda en curso contra UBER, cuyo demandante es Hugo Ospina, líder del gremio taxista en la ciudad de Bogotá.

Referencia: El Tiempo. Tribunal declara nulo proceso de Mintransporte contra Uber.

Actualización 14 de abril de 2017:

El demando  UBER COLOMBIA SAS. presenta recurso de nulidad por indebida notificación.  La magistrada a cargo del proceso, la Dra. Claudia Elizabeth Lozzi, se pronuncio diciendo que “se violó el derecho al debido proceso, ya que la plataforma tecnológica no tuvo la oportunidad de defenderse” , por tal motivo,  el despacho “declarará la nulidad de todo lo actuado desde notificaciones electrónicas (…) y ordenará se surta nuevamente las notificaciones, con la salvedad, que deberá: incluir el mensaje de datos de totalidad del escrito de demanda y tener dirección de correo electrónico para notificaciones judiciales de la sociedad Uber Colombia SAS (…)”.

Publicación original:

En las últimas semanas, se ha abierto un debate en los medios de comunicación sobre la posible restricción de UBER en el país, a raíz de la solicitud de medidas cautelares que, con dicha pretensión, se ha incorporado en una demanda que cursa ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Durante la semana del 13 de marzo de 2017, el Ministerio de Trasporte presento demanda contra a la sociedad comercial UBER COLOMBIA S.A.S., bajo el argumento de que es necesario que se “protejan los Derechos Colectivos relacionados con la utilización y defensa de los bienes de uso público (espectro electromagnético), derechos de los usuarios y a la libre competencia económica”. En la presentación de la demanda se solicitó como medida cautelar la restricción de la operación de UBER en el país.[1]

La demanda del MinTrasporte busca no solo ser un precedente para UBER, sino a todas las plataformas que funcionan de manera irregular, por lo que se vinculó como demandados al Ministerio de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) y a la Agencia Nacional del Espectro (ANE).

El Tribunal dio traslado de la solicitud de la medida cautelar al Mintic, a fin de que se pronunciara sobre la petición y mediante radicado número 58486 del 23 de marzo de 2017, el MinTIC “hace la defensa del principio de Neutralidad de Internet contemplado en el artículo 56 de la ley 1450 de 2011, el cual consiste en la garantía por parte del Estado hacia a los ciudadanos, de no restringir el acceso y uso a cualquier contenido o aplicación a través de Internet, y el cual se violaría ante las pretensiones solicitadas en dicha demanda”. Por tanto, declara que su “misión es la de promover e incentivar el desarrollo de aplicativos digitales (…) y no puede tomar, ni tomará medida alguna para cancelar aplicativos.”[2]

Por otro lado, UBER se pronunció valorando positivamente la argumentación del MinTIC y defendiendo su postura, relacionándola con la de otras entidades que se sujetan al principio de la libre competencia[3]. Es el caso de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), quien ha señalado en un concepto emitido el 20 de septiembre de 2016, que la política de competencia no obstaculiza las actividades innovadoras de las empresas; indica que “las innovaciones disruptivas y que se valen de plataformas, han colaborado para solucionar de forma eficaz las fallas del mercado.”[4]

En sentido contrario se ha manifestado la Superintendencia de Puertos y Trasportes, sancionando a UBER en 2016, con una multa de 700 salarios mínimos, por cuanto, en su opinión, se trata de un servicio “no autorizado, y [que] atenta a las reglamentaciones del Ministerio de Transporte sobre la libre y leal competencia en el sector”[5].

No hay que olvidar que la Corte Constitucional se encontraba estudiando una demanda contra el artículo 32 de la Ley 1753 del 2015, en donde se aludía que el gobierno dejo por fuera la posibilidad de reglamentar UBER, al regular la nueva figura de los taxis de lujo[6]. Sin embargo,  el Alto Tribunal decidió declararse inhibido y no pronunciarse al respecto.

Por otro lado, cursa en el Congreso de la República, el proyecto de Ley número 69/16, que busca crear medidas para la correcta prestación del servicio público de transporte individual de pasajeros, y se espera que contemple a las plataformas de trasporte en su regulación.

En conclusión, el tema del trasporte a través de plataformas tecnologías es un debate que aún no concluye en el país. La pugna mediática entre las opiniones de los taxistas y los usuarios insatisfechos con el trasporte tradicional, han permeado los intereses de las entidades públicas, llevando a conceptos divididos por parte de los órganos estatales. En tanto, la incertidumbre del costo político y electoral de una solución definitiva frente al debate, posponen una reglamentación definitiva.

[1] https://www.kienyke.com/noticias/tribunal-demanda-uber, http://www.portafolio.co/economia/gobierno/mintic-se-pronuncia-sobre-demanda-contra-uber-504379

[2] http://www.mintic.gov.co/portal/604/w3-article-51174.html

[3] https://newsroom.uber.com/colombia/uber-y-el-internet-libre/

[4] http://www.sic.gov.co/recursos_user/boletin-juridico-sep2016/conceptos/competencia/16-137076-mintransporte-uber-concepto-abogacia.pdf

[5] https://www.xataka.com.co/legislacion-y-derechos/superintendencia-de-transporte-sanciona-a-uber-con-450-millones-de-pesos

[6] http://www.semana.com/nacion/articulo/ponencia-en-la-corte-constitucional-avala-servicio-especial-de-pasajeros-pero-con-reglas/515664

Gobernanza de Internet: crecimiento y desarrollo

En la actualidad la información y el conocimiento dominan la forma en que las personas se comunican. Internet nace de la colaboración del gobierno y la academia para dar origen a uno de los ejemplos más exitosos de los beneficios de una inversión y un compromiso continuos en el campo de la investigación y el desarrollo de la infraestructura de la información[1]. Es así como nace el “modelo de Internet, como un conjunto de valores compartidos y propios de la red, de ahí el origen de los principios fundantes de Internet que se mantienen vigentes hasta hoy.
La Internet se desarrolla rápidamente y crece en su infraestructura, llevando a que, además del sector gubernamental y académico, se involucre el sector privado con el interés de llevar a cabo grandes inversiones y así, impulsar la expansión de este nuevo modelo de comunicación. Continuar leyendo Gobernanza de Internet: crecimiento y desarrollo

Tecnologías de la Información y su Incidencia en la Administración Pública Colombiana

El impacto de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha tenido incidencia radical en el desarrollo social, económico y político. A partir de la informática surge una disciplina que llego para cambiar la visión de la sociedad, del concepto técnico surge una especialidad cuya denominación llego a ser nuevas tecnologías y hoy recibe diversas acepciones.

“Desarrollos recientes en la tecnología han ido acompañados de cambios radicales en la comunidad mundial. Diversas técnicas de organización social y política tratan de hacer frente a la revolución de las expectativas crecientes”[1] (1967), indicaban los libros de la época al evidenciarse la expansión del campo de la informática. Las nuevas definiciones de telemática, teleinformática o telecomunicaciones se empiezan a hacer habituales en la sociedad.

Al darse la evolución de las entonces disciplinas a raíz de la innovación tecnológica, aparecen los primeros interrogantes, especialmente a través de los daños causados por tecnologías, el uso de materiales dañinos en la fabricación de productos, la evolución de los automóviles, el surgimiento de los bancos de datos y los contratos de suscripción en nuevos servicios, de manera que comienza a moldearse una nueva rama del derecho con el componente de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones. Continuar leyendo Tecnologías de la Información y su Incidencia en la Administración Pública Colombiana

Límites a la libertad de expresión en redes sociales

La línea jurisprudencial en Colombia, entorno al tema de la libertad de expresión en redes sociales ha venido construyendo las bases para  la protección de las garantías fundamentales. Recientemente, la sentencia T-050 del 10 de febrero 2016 con ponencia del Dr. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo, retoma las interpretaciones que se han venido acogiendo sobre el derecho a la intimidad, el buen nombre, la honra y la imagen, en colisión con el derecho a la libertad de expresión dentro de redes sociales. A continuación, se prevé una corta exposición de los argumentos utilizados por la Corte Constitucional, para dar prevalencia al derecho a la intimidad sobre el de la libertad de expresión, con algunas interpretaciones que resultan convenientes.

Resulta relevante la procedencia de la tutela frente a la vulneraración de derechos fundamentales en redes sociales. La sola publicación de información en medios de comunicación de alto impacto, genera una situación de inferioridad  que debe entenderse e interpretarse desde su composición fáctica y no desde su origen jurídico; la persona afectada con la información que tiene el potencial de hacerse masiva con la red de publicación, carece de defensa y de acciones efectivas para poner fin a la vulneración de derechos fundamentales en medios informáticos. Así las cosas, la jurisprudencia en comento reitera  la conveniente postura que habría tomado el Alto Tribunal Constitucional en la sentencia T-015 de 2015 en la que, tomando partido por dicho sentido, “la divulgación de fotografías y otros objetos comunicativos a través de la red social Facebook configura una situación fáctica de indefensión por cuanto la parte demandada tiene un poder amplio de disposición sobre estos objetos”. Continuar leyendo Límites a la libertad de expresión en redes sociales