Redes sociales: carnada y pesca de menores

Las redes sociales se han convertido en un elemento fundamental para nuestras comunicaciones. A través de ellas tenemos la posibilidad de intercambiar mensajes, fotos, videos y documentos desde y hacia cualquier parte del mundo. Sin embargo, si bien sirven para facilitar una interacción social amigable, pueden convertirse en un entorno agresivo para los menores de edad y un medio para la consumación de delitos.

De los 12.988 casos de acoso sexual a menores reportados hasta el 31 de enero de 2015, 46% se relacionó con ciberacoso y contenido pornográfico de niños, niñas y adolescentes[1], de ahí la importancia de propender por la conformación de unidades investigativas especializadas que busquen hacer efectiva la acción penal contra los sujetos activos de los delitos llevados a cabo a través de medios digitales.

De acuerdo, a estudios que observan líneas de denuncias de pornografía infantil en 36 países, uno de cada tres usuarios de Internet es un menor de edad y, mas revelador aún es que en paises como  Colombia se reportan 24 casos de acoso sexual vía Internet a menores por día[2]. Dentro de las principales medidas para hacer frente a esta problemática, la Policía Nacional ha bloqueado 553 sitios colombianos hechos para distribuir pornografía infantil en Internet, no obstante, aún restan otros 300 millones en otras jurisdicciones.

A pesar de las medidas empleadas frente a sitios web y la posibilidad de restringir los mismos con software de bloqueo parental, sobreviven las redes sociales, las cuales, salen del ámbito de control de las autoridades por la facilidad de anonimización y la exposición permanente de los menores.

En un ejercicio práctico, pudimos constatar lo fácil que es encontrar e ingresar a grupos de índole sexual en redes sociales como Facebook, aún a través de perfiles no auténticos. En ellos se busca compartir experiencias, fotografías, videos, retos, entre otras publicaciones; pero lo más preocupante, resulta ser que es posible subir contenido de terceros sin su autorización dentro del grupo. Por otra parte, los grupos para encuentros sexuales son recurrentes, se trata “citas a ciegas” con desconocidos para llevar a cabo lo que se ha denominado cruising, referido a prácticas sexuales en lugares públicos.

Debido a la concurrencia de estos grupos de interés, es común que se creen grupos de personas en diferente aplicaciones de mensajería con las mismas finalidades. La gran diferencia radica en que éstos, ya no se encuentran sometidos a las políticas de Facebook y es posible compartir toda clase de material a través del chat, y así, es recurrente el contenido que involucra a menores de edad. Luego de un periodo de tiempo, en donde cesa la actividad del grupo, los miembros se retiran y se crea nuevamente un grupo con las mismas finalidades. En muchas ocasiones, para poder mantenerse dentro del grupo es necesario aportar contenido ya que, de lo contrario, el usuario es expulsado. Esta dinámica compromete la responsabilidad de todos los miembros y evita que las autoridades los detecten y ejerzan acciones.

En la imagen, una persona comparte -a través de un grupo en Facebook- el enlace para ingresar a un grupo en Whatsapp denominado “CP”, lo que en ingles se traduce como Children Pornograpy.

Una vez dentro del grupo, los miembros comienzan a distribuir contenido con relación a la finalidad del grupo e instan a quienes no participan a hacerlo, muchas veces el no participar conlleva la expulsión del grupo.

Si los miembros encuentran indicios de participación femenina, invitan a la victima a compartir sus propias fotos.

Y de la misma manera el proceso se repite con otros grupos similares.

Mientras, otros grupos promueven la interacción colectiva, proponiendo juegos entre ellos, en la imagen podemos ver como se invita a participar y quienes lo hacen no solo son mayores de edad, sino también menores de edad que quedan expuestos a depredadores.

Algunos de estos grupos en el  ejercicio su derecho al libre desarrollo de la personalidad y la libertad de expresión determinan sus propias reglas para convivir en un ambiente ordenado, donde puedan desarrollar su sexualidad libremente, no obstante, esto ocurre en el menor de los casos.

En otro sentido, se encuentran redes sociales enfocadas a encuentros con extraños a través de cámara web. Los menores a causa de la curiosidad e ingenuidad, ingresan a estos sitios con la finalidad de hacer amigos y son enlazados al azar con un extraño, quien al principio aparenta ser inofensivo, pero que luego de ganarse su confianza, le piden al menor que se exhiba ante el lente de la cámara, mientras que el victimario graba lo que aparece en pantalla con un programa especializado.

A lo largo del mes de abril se llevó a cabo una de mayores redadas sin precedentes en materia de ciberdelincuencia. La Policía de España, junto con EUROPOL e INTERPOL, coordinaron sus esfuerzos con la policía de Argentina, México, Colombia, Perú, Alemania, Italia y Portugal para la ejecución de la “Operación Tantalio”, logrando la captura de 143 personas personas que presuntamente habían participado en una red de tráfico de material pornográfico infantil a través de la aplicación Whatsapp, 39 de ellas de América Latina y Europa. En el informe se pudo constatar que se encontraron más de 300.000 archivos vinculados a menores de edad.

Lo anterior exalta la importancia de capacitar a los menores acerca del uso responsable de las redes sociales y de lo fundamental del acompañamiento de los padres en esta labor. Es necesario enseñar a los niños, niñas y adolescentes, que esferas tecnosociales no son las adecuadas para su edad e instruirlos sobre qué deben hacer en caso de una situación que los ponga en riesgo.

En Colombia, la aplicación y sitio web Te Protejo facilita la presentación de denuncias sobre abuso sexual, explotación comercial y pornografía infantil y adolescente.

*Todas la imagenes presentadas son reales, la investigación se encuentra sometida a la reserva de las fuentes como garantía privilegiada para el periodismo y la investigación académica. El fin de la investigación es concienciar sobre la existencia de fenómenos en las redes sociales que merecen atención y prevención.

[1] Revista Semana. La gigantesca redada contra la pornografía infantil. Disponible en http://www.semana.com/nacion/articulo/capturan-6-personas-en-el-marco-del-operativo-tantalio-contra-la-pornografia-infantil/522372

[2] Blu Radio. En Colombia hay 24 casos de acoso a menores diarios por Internet, según estudio. Disponible en http://www.bluradio.com/tecnologia/en-colombia-hay-24-casos-de-acoso-menores-diarios-por-internet-segun-estudio-106668

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *