El rol de Internet en el marco del posconflicto colombiano

Imagen: MinTIC

Colombia es un país suramericano organizado como un Estado Social de Derecho a través de un régimen presidencialista y descentralizado. A lo largo de su historia se ha visto marcado por conflictos sociales y políticos que han sido determinantes en su desarrollo.

En 1946 dos partidos marcan el rumbo político del país, el partido Conservador y el Liberal, se disputan el dominio estatal. En principio los conservadores se hicieron con el liderazgo político y plantean una repartición del mismo para evitar los conflictos, sin embargo, no logran su objetivo y se termina desembocando una masiva revolución de armas, cuya justificación es hacerse del poder.

La revolución conlleva a la conformación de guerrillas liberales y conservadoras que encuentran su fin con el golpe de Estado de Gustavo Rojas Pinilla, constituyéndose una dictadura que otorga amnistía general a las guerrillas. Rojas Pinilla se aparta de los partidos, lo que conllevo al origen de una oposición partidista que finalmente acaba con la dictadura.

Es así como surge el frente nacional, el cual consistía en alternar los partidos políticos en la presidencia durante cada periodo. No obstante, la violencia no cesa y aparecen nuevas guerrillas, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) y el Movimiento del 19 de abril (M19) surgen bajo la influencia del socialismo, la financiación del narcotráfico conforma ejércitos del terror y la violencia generalizada se hace habitual.

Es necesario emprender la lucha contra el narcotráfico, apoyada por alianzas estratégicas de países extranjeros, dejando como resultado bajas y capturas de líderes de los carteles de la droga; mientras, la década de los 90 es recibida con la desmovilización del M19 y la promulgación de una nueva Constitución Política que promueve el pluralismo político, finalizando la rivalidad entre conservadores y liberales, lo que da lugar a nuevos partidos políticos.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) surgen en 1964 como una fuerza defensiva frente a conflictos sociales y políticos del país, su origen, marcadamente campesino se inspiró a raíz de la Revolución Cubana y los movimientos socialistas de la época. El fin de su ideología llega con la caída del muro de Berlín y el desvanecimiento de revoluciones latinoamericanas.

‘La guerrilla colombiana amortiguó el impacto de estos nuevos contextos con un realismo contaminante que no pudo revertir. Se fue aproximando —inicialmente de manera vergonzante y luego abiertamente— a los circuitos de las drogas ilícitas, al intercambio con bandas criminales, y al uso de mecanismos de corrupción característicos del clientelismo atávico para obtener fondos de las administraciones locales; prácticas que fueron socavando el discurso moral que la insurgencia había esgrimido históricamente contra las elites económicas y políticas.’ (Aguilera, 2014, p. 13)

Cuando la balanza de la lucha contra el narcotráfico cambia, favoreciendo a la fuerza pública, los grupos insurgentes ya habían desarrollado sus propios medios de financiación a través de sus propios cultivos de cocaína, secuestros y extorsiones, apoderándose de gran parte del territorio colombiano y atemorizando a la población a través del dominio de la fuerza.

La idea de unos diálogos con las FARC era necesaria en la agenda política y ello se hace una realidad en 1998, la condición para lograrlo era ‘el otorgamiento de una zona sin presencia de autoridad para negociar de igual a igual con el Estado’ (Aguilera, 2014, p. 251), y así ocurrió. La desmilitarización de cinco departamentos, compuestos de 42.000 kilómetros del territorio nacional, fueron cedidos de la soberanía nacional al grupo armado, dando lugar a los diálogos del Caguán.

Un dialogo en medio del fuego cruzado, no dejaba más que acciones criminales osadas por parte de las FARC, lo que lleva a que la población deje de creer en el dialogo y se enfoque en considerar al grupo armado un enemigo a vencer. La recopilación de “Guerrilla y Población Civil” del Centro de Memoria Histórica, narra algunos de los acontecimientos ocurridos mientras las FARC gobernaban en la zona de despeje:

‘En efecto, durante el primer semestre del 2000 la guerrilla decretó la Ley 002 de “tributación”, que conminaba a todas las personas naturales o jurídicas que tuvieran un patrimonio superior a un millón de dólares, a que se presentaran en el Caguán, so pena de ser “retenidos”, es decir secuestrados. Como efecto de la medida, más de cien empresas de varios departamentos recibieron cartas y cuentas de cobro por correo en las que las farc les solicitaban nombrar una comisión para acordar el valor del tributo. De la misma manera varios Frentes (entre ellos el 26, 53 y 31) comenzaron a “cobrar el impuesto de paz” a pequeñas empresarios y profesionales, que protestaron con el argumento de no estar cobijados por dicha Ley, pues sus patrimonios estaban por debajo del millón de dólares.’ (Aguilera, 2014, p. 253).

La llegada de un nuevo gobierno y la denominada política de “seguridad democrática”, permite que la seguridad regrese al país. Luego, con la llegada de Juan Manuel Santos, se retoma la idea de un dialogo, estableciendo reglas claras y determinantes. El Acuerdo de Paz tiene como objetivo el fin del conflicto armado con las FARC y la construcción de una paz estable y duradera. Asimismo, se ha instaurado un proceso de paz con el ELN, el cual se espera concluya satisfactoriamente.

Dicho lo anterior, conviene analizar ¿Cuál será el rol de las tecnologías e internet frente al fin del conflicto armado en Colombia? puesto que a raíz de la guerra, el desarrollo económico y social se vio truncado en algunas zonas del territorio nacional, de manera que la brecha digital como fenómeno, afecto a gran parte de la población.

Se menoscabo el crecimiento de las tecnologías de la información a causa del conflicto en zonas rurales, aisladas geográficamente por su condición montañosa y de difícil acceso; la inversión en infraestructura fue escaza, por lo que la cobertura en redes de internet no funcionaba correctamente.

El acceso a internet supone la posibilidad del ciudadano de ingresar a los canales que han sido dispuestos por el Estado, en promoción de un gobierno democrático y participativo. A lo largo de las conversaciones existieron canales que fueron dispuestos para que las personas tuvieran acceso al acuerdo de paz firmado y cada uno de sus componentes, permitiendo que la transparencia fuese un valor preponderante.

Los medios de comunicación en línea jugaron un papel trascendental en la promoción de los acuerdos de paz, las campañas a favor y contra del plebiscito que buscaba refrendar el acuerdo, se tomaron las redes sociales, permitiendo que la libertad de expresión y el acceso a la información fuesen efectivos. Sin embargo, la falta de veeduría en las campañas, termino en una campaña desinformativa que inclino el no en las urnas.

Pese a lo anterior, la página web de la Mesa de Conversaciones (mesadeconversaciones.com.co), permitió que los ciudadanos interesados estuvieran al tanto de los acontecimientos, desde el inicio de las reuniones y hasta el documento que le dio fin al conflicto, el cual fue finalmente ante el Congreso de la República.

Es primordial entender a las tecnologías de la información y el acceso a internet como instrumento de memoria histórica, ya que ‘los sistemas de información jugarán un proceso trascendental en el proceso de paz, en tanto serán el medio para recopilar, almacenar y circular información que documente de manera confiable los injustos del pasado’ (Olarte, Díaz del Catillo, Pulido, Cabrera Suarez, 2014, p. 235). Eamon Gilmore, delegado especial de la Unión Europea para el proceso de paz en Colombia, afirmo en el Grupo de Pedagogía para la Paz de la Presidencia de la República, “que la incertidumbre que experimenta la sociedad frente a la paz se disipa en buena medida por la capacidad que tengan los medios de narrar la construcción de la paz y las negociaciones que la anteceden”, de modo que la combinación de los medios de comunicación y el uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, fungirán como garantes de una paz estable y duradera.

El Plan Vive Digital como política pública propuesta por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) busca la masificación de internet y el desarrollo del ecosistema digital nacional, para ello se han desarrollado dos fases, el Plan Vive Digital 2010 – 2014, que busco el despliegue de fibra óptica, el desarrollo del 4G, el despliegue de televisión digital terrestre y la implementación de una estrategia de gobierno en línea. Luego, el Plan Vive Digital 2014 – 2018 -ya en medio de las conversaciones de paz- busca consolidar a Colombia como líder mundial en el desarrollo de aplicaciones sociales y tener un gobierno más eficiente y transparente.

De igual modo, el plan presenta retos, en donde destaca que ‘durante este cuatrienio la meta es ejecutar una estrategia de apropiación y uso de los 7.621 Kioscos Vive Digital, para que sean aprovechados por campesinos, labriegos, estudiantes y mujeres cabeza de hogar en centros poblados y territorios rurales de todo el país’, acercando no solo la infraestructura que tuvo lugar en el plan de 2010-2014, sino propiciando los medios de acceso a través de los denominados Puntos Vive Digital, que son centros comunitarios de acceso a internet.

Es menester que el MinTIC se acerque a conocer las necesidades básicas en materias de tecnologías de la información de los habitantes y coordine con las demás entidades de la administración la satisfacción de necesidades básicas insatisfechas. Es necesario acrecentar la infraestructura, la masificación de terminales de costos accesibles para la población y capacitar a las personas, haciendo frente a la brecha digital (Balen. Valenzuela, 2016, p. 45).

El desarrollo económico y social puede potencializarse con la promoción de emprendimientos e inversión en ciencia y tecnología, que justifican su sostenibilidad en educación, formación y generación de nuevo conocimiento. Los procesos de desmovilización y reincorporación a la vida civil, puede apoyarse de plataformas de aprendizaje electrónico, además de permitir un seguimiento adecuado de los procedimientos.

Por otro lado, a través de la campaña #PoderDigital del MinTIC, se han estableciendo embajadores regionales en el país, cuya función es trasmitir, entre otros pilares, la Paz Digital, convirtiéndose en gestores de paz. La iniciativa tiene como propósito promover la utilización responsable de las redes sociales, en tanto se ha encontrado que a través de ellas pueden generarse amenazas, algunas de ellas a nombre de grupos al margen de la ley.

De acuerdo a Fredy Bautista, jefe del Centro Cibernético Policial: “Hay fiscales y jueces que se están capacitando para alcanzar un nivel para entender adecuadamente la evidencia digital”, “puede haber una población vulnerable que pueda ser víctima o utilizada por redes de cibercrimen”. Por su parte, Mark Zuckerberg, al visitar Colombia, afirmo que “muchos conflictos existen porque no hay entendimiento. La mayor comunicación puede ayudar a resolver estas situaciones y el internet, en general, es una herramienta para hacer esto”.

A través de la finalización del conflicto, las zonas afectadas tendrán la oportunidad de acceder a recursos que antes no podían alcanzar; las políticas públicas se han encaminado a atender los derechos digitales que las poblaciones victimas veían desatendidas.

En el desarrollo del Dynamic Spectrum Alliance en Colombia, el ministro de tecnologías de la información y las comunicaciones, David Luna recalco que “desde el MinTIC se están tomando las decisiones adecuadas para que la tecnología sea una aliada para el posconflicto y el desarrollo del país”. Asimismo, la Directora de la Agencia Nacional del Espectro, Martha Suárez, manifestó que “Colombia tiene unas condiciones geográficas complicadas para llevar conectividad a todo el territorio, por eso desde la ANE evaluamos diferentes posibilidades de llevar espectro a zonas apartadas“.

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) ha asumido el reto de la digitalización del posconflicto, ‘por medio de las reglas de juego en el mundo virtual, se logrará que el país digital no se convierta en un reflejo de los 50 años de guerra que estamos a punto de dejar’ (Adriana Correa, MinTIC).

De manera, que con el desarme de las zonas de conflicto y la llegada del Estado a zonas rurales donde antes no llegaba, crecerá inversión en cuanto a infraestructura de internet, que junto al plan de Kioscos Vive Digital del MinTic, permitirá que tanto victimas como victimarios accedan a la oferta educativa que ya se ofrece a través de instituciones públicas y privadas, sin costo alguno.

El desarrollo de habilidades en tecnologías de la información promoverá el crecimiento de nuevos negocios, especialmente sobre aquellos enfocados en la economia colaborativa, cuya reglamentación se ha llevado a cabo con la ley 1834 de 2017.  Las industrias creativas tendrán un valor fundamental en el posconflicto, pues generan valor en razón de bienes y servicios, impactando positivamente en el crecimiento económico del país.

Referencias:

Aguilera Peña Mario. (2014). Guerrilla y población civil trayectoria de las FARC 1949-2013. Bogotá: Centro Nacional de Memoria Histórica.

Presidencia de la Republica de Colombia, (2016). Acuerdo            Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y duradera. Disponible en: https://www.mesadeconversaciones.com.co/sites/default/files/24-1480106030.11-1480106030.2016nuevoacuerdofinal-1480106030.pdf

Discurso de David Luna y Martha Suárez en el Dynamic Spectrum Alliance. Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. La tecnología será una aliada para el posconflicto. Disponible en: http://www.mintic.gov.co/portal/604/w3-article-15177.html

La Conversación Más Grande del Mundo. El papel de la comunicación en el postconflicto y la construcción de paz. Disponible en: http://www.laconversacionmasgrandedelmundo.com/files/385/memorias.pdf

Carlos Balen y Valenzuela | Revista de Ingeniería, nº 44, 2016, pp. 40-45

Rojas, A. (2015). El posconflicto en Colombia : reflexiones y propuestas para recorrer la transición. Bogota: Ediciones Antropos.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:

http://www.elcomercio.com/tendencias/markzuckerberg-colombia-internet-conflictos-paz.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Plan Vive Digital Colombia 2010 – 2014

Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Plan Vive Digital Colombia 2014 – 2018

Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones . “El reto del MinTIC en el posconflicto será la alfabetización digital para que no se perpetúen las brechas de la guerra”: Adriana Correa. Disponible en: http://www.mintic.gov.co/portal/604/w3-article-16858.html

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *