Inteligencia artificial
6 de diciembre de 2019

CONPES 3975 de 2019: ¿El principio de una política pública sobre Inteligencia Artificial en Colombia?

El escrito presenta una breve síntesis de la Política de Transformación Digital e Inteligencia Artificial (IA) para Colombia, en donde se hacen algunas referencias a posturas relevantes desde la perspectiva de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Por: Jhon Caballero Martínez

El gobierno nacional decidió abordar los fenómenos de la cuarta revolución industrial, en donde se refirió a la economía digital, la industria 4.0 y la inteligencia artificial con el Documento CONPES 3975, el cual se refiere a la Política de Transformación Digital e Inteligencia Artificial (IA) en Colombia. A través de esta nueva estrategia, se busca enfrentar los requerimientos de trasformación digital que ha impuesto la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Después de todo, no hay que olvidar que Colombia fue el tercer país latinoamericano en formar parte del organismo y que su membresía dentro de la organización impone una serie de obligaciones en materia de políticas públicas que deben cumplir con los estándares del organismo[1].

Así las cosas, el CONPES plasma la estrategia para disminuir las brechas de incorporación de tecnologías digitales en el sector público y privado, además de abordar condiciones habilitantes para que el país afronte los cambios económicos y sociales en la adopción de inteligencia artificial.

Desde una perspectiva, el documento hace referencia al desarrollo del país sobre tecnologías de la información y se retoman las evaluaciones de desempeño, en donde Colombia ha tenido un ritmo de trasformación lento comparado con el resto del mundo[2], razón por la que se hace hincapié en la estrategia plasmada en el Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022, de acuerdo con el cual se otorga un “rol protagónico a la transformación digital de la sociedad”[3].

Si bien el documento enmarca la política pública desde 1999 hasta 2019, concluye que “el acceso y uso de tecnologías digitales, incluso hasta hoy, no es uno de los componentes estratégicos y transversales del Sistema Nacional de Competitividad e innovación (SNCI) del país”[4], y agrega que “no se observa una articulación de las políticas públicas para el uso de tecnologías digitales en los procesos productivos y de innovación que ocurren en Colombia”[5].

Por otro lado, presenta conceptos claves que buscan dar claridad sobre economía digital, industria 4.0 e inteligencia artificial, sin embargo, no se adecuaron las definiciones a nuestro contexto sociocultural. En particular, la noción de inteligencia artificial presentada como “un campo de la informática dedicado a resolver problemas cognitivos comúnmente asociados con la inteligencia humana o seres inteligentes”[6], se distancia considerablemente de la que ha expuesto la OCDE, organización que la define como “un sistema basado en máquina que puede, para un conjunto dado de objetivos definidos por el ser humano, hacer predicciones, recomendaciones o decisiones que influyen en entornos reales o virtuales”[7]. De acuerdo con ello, se puede observar que pese a que Colombia suscribió la Recomendación del Consejo de la OCDE sobre Inteligencia Artificial (IA)[8], no se ha realizado una correcta investigación de los estándares para adecuarlo a la política pública nacional.

En otro sentido, el CONPES se refiere a los principios de IA que deben tenerse en cuenta para la promoción de políticas públicas en el contexto de la cuarta revolución industrial. Allí se hace referencia a fomentar los derechos humanos y los valores democráticos mediante los postulados de (1) Creación del mercado de IA, (2) Priorización de innovaciones creadoras en el mercado, (3) Políticas basadas en evidencias y métricas, (4) Experimentación regulatoria, (5) Infraestructura de datos, (6) Generación de equidad e inclusión, (7) Marco ético para IA y seguridad, (8) Compromisos creíbles y consenso, (9) Ambiente de experimentación para promover el talento, (10) Un rol estratégico de las Universidades y de investigación académica, (11) Atracción del talento internacional, (12) Políticas sobre el futuro del trabajo, (13) El Estado como facilitador y usuario de IA, y (14) Acceso continuo al conocimiento.

De los principios, se puede evidenciar la necesidad de fortalecer la educación básica y facilitar un mayor acceso a la educación superior para lograr que la creación del mercado, la priorización de innovaciones, la generación de equidad y la atracción del talento sean una realidad.

También se puede advertir, que Colombia no asumió las recomendaciones en los términos que la OCDE exige, puesto que se dejaron por fuera aspectos como el desarrollo sostenible y bienestar, el respeto por el Estado de Derecho, los derechos humanos y los valores democráticos a lo largo del ciclo de vida del sistema de la IA. En tan solo en un pie de página se hace referencia a transparencia, la explicabilidad de las decisiones automatizadas, la robustez, seguridad y protección de sistema de IA.

De tal forma que, si bien la Política de Transformación Digital e Inteligencia Artificial es un buen punto de partida, se requiere seguir fortaleciendo el componente de ética digital, respeto por la privacidad, debido proceso, aplicabilidad y derechos fundamentales en el marco de la transformación digital.

El mismo texto reconoce que “Colombia no está promoviendo y gestiondo [sic][9] la innovación basada en el uso de tecnologías digitales lo suficiente para que esta logre desarrollar nuevas soluciones a las problemáticas productivas actuales”[10], de tal suerte que, en efecto, se requiere un fortalecimiento de política pública y del aparato institucional.

De hecho, el CONPES prevé líneas de acción con diversos propósitos, dentro de las cuales resaltan las siguientes:

  1. Disminuir barreras relacionadas con la falta de cultura y el desconocimiento: en donde se busca que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo incluya “dentro de la oferta de servicios del Programa fábricas de productividad una línea relacionada con servicios de transformación digital”[11]. Así mismo, se pretende que el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones ejecute un plan de articulación sobre iniciativas de tecnologías emergentes.
  2. Desarrollar ajustes normativos e institucionales para favorecer la adopción de la transformación digital en componentes clave: tiene el propósito de “favorecer la adopción de la transformación digital en componentes clave de la productividad empresarial”[12], tales como el ecosistema de pagos de bajo valor, los riesgos surgidos por la economía colaborativa, la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil, la factura electrónica, el teletrabajo, ambientes regulatorio de prueba, la oferta de productos nacionales y el comercio electrónico.
  3. Mejorar el desempeño de la política de gobierno digital: en donde se requiere que las entidades públicas desarrollen planes de trasformación digital, conforme al Manual de Gobierno Digital.
  4. Generar las condiciones habilitantes para impulsar el desarrollo de la IA en Colombia: conforme con el cual, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, junto con la Presidencia de la República, diseñarán un marco ético transversal con énfasis en la ética de datos, ética de algoritmos y ética de conductas, así como estándares para la implementación de sistemas de IA incluyentes en el país. Mientras, el Departamento Nacional de Planeación y la Presidencia de la República formularán una política pública sobre Ciberseguridad.

Además, Colciencias definirá un plan de transferencia de conocimiento en IA en el sector científico colombiano, el Ministerio del Trabajo realizará un estudio a nivel país sobre la previsión la 4RI en el mercado laboral, el SENA pondrá a disposición programas educativos relacionados con 4RI e Industria

4.0, la Superintendencia de Industria y Comercio definirá la implementación de modelos de Data Trusts o Data Commons en Colombia, entre otros aspectos de responsabilidad institucional.

Sobre este último punto, aunque resulta conveniente, se requiere una estrategia de articulación, en el entendido de que existen complicaciones en la consolidación de posturas entre entidades del Estado (se puede identificar con el caso de plataformas de trasporte y las diferencias entre MinTIC, MinTransporte y la SIC). De forma que, es claro el papel que cumplirá la Presidencia de la República a través de la Alta Consejería para la Trasformación Digital en la consolidación de los propósitos expuestos.

Para finalizar, se hacen recomendaciones más concretas, las cuales buscan la priorización de recursos para la trasformación digital, la inclusión de TICs en el sistema de compras públicas, la coordinación de ambiente regulatorios, la circulación de la factura electrónica y la implementación de proyectos pedagógicos.

El CONPES 3975 de 2019 es tan solo un comienzo para que se den reglamentaciones y normativas. Una política pública de tal magnitud requiere la participación de múltiples partes interesadas que apoyen desde todos los puntos de vista, en especial lo que respecta al sector técnico y la academia, sectores que están en constante reinvención y comprenden las etapas de trasformación y automatización de procesos. De ahí que los campos de experimentación regulatoria sean un espacio para conocer y determinar si una normatividad conviene o no para el desarrollo de competencias y progreso en el país.

Referencias:

[1] INTERNATIONAL CENTRE FOR TRADE AND SUSTAINABLE DEVELOPMENT. Colombia Ingresa a la OCDE, 2018. Disponible en: https://www.ictsd.org/bridges-news/puentes/news/colombia-ingresa-a-la-ocde

[2] DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN. Documento CONPES 3975 sobre la Política de Transformación Digital e Inteligencia Artificial, 2019, 9 p. Disponible en: https://www.mintic.gov.co/portal/604/articles-107147_recurso_1.pdf

[3] Ibíd. 13 p.

[4] Ibíd, 17 p.

[5] Ibíd, 18 p.

[6] Ibíd, 20 p.

[7] ORGANIZACIÓN PARA LA COOPERACIÓN Y EL DESARROLLO ECONÓMICOS. Recommendation of the Council on Artificial Intelligence. En: OECD/LEGAL/0449, 2019.

[8] PRESIDENCIA DE LA RÉPUBLICA DE COLOMBIA. Colombia adhiere al acuerdo sobre inteligencia artificial de la Ocde. Disponible en: https://id.presidencia.gov.co/Paginas/prensa/2019/190522-Colombia-adhiere-al-acuerdo-sobre-inteligencia-artificial-de-la-Ocde.aspx

[9] Error gramático presente en el documento original, a efectos del texto debe entenderse “gestionando”.

[10] DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN. Op. Cit. 30 p.

[11] Ibíd. 39 p.

[12] Ibíd. 40 p.

Artículos relacionados:

 

¿Un sistema de inteligencia artificial puede ser reconocido como inventor?

Los vehículos eléctricos en Colombia: una contribución a la movilidad sostenible

Investigación legal: cómo abordar la tecnología desde una perspectiva jurídica